Escribe y presiona Intro

Baselworld, crónica de una muerte anunciada paso a paso

Se veía venir y el COVID-19 ha sido el descabello. Sin sus dos grandes faros, Rolex y Patek Philippe, Baselworld ya no es nada. Gigante con pies de barro en la encrucijada de la alta relojería suiza.

Es la crónica de una muerte anunciada y Baselword su protagonista. Una agonía que parecía larga, pero que el COVID-19 ha precipitado. En una primavera sin lustre ni tulipanes amarillos, Basilea se ha quedado sin su mejor ama de cría mientras la relojería suiza ha hecho desvaídas presentaciones en la cita virtual de Ginebra, Watches & Wonders. Aquí queda el resumen que Contraste Digital ha preparado para compartir con sus lectores.

Foto: @Petra Marín

2018, en el cénit de la arrogancia

Corría el 22 de marzo y Baselword abría sus puertas con 650 expositores, en 2011 fueron 2.000. Argumentaban primar calidad sobre cantidad y se hicieron piña bajo el signo de la élite. Estuvieron los grandes y todavía Swatch Group ocupaba flamante el centro del pabellón 1.0 con 11 de sus marcas. Festina-Lotus ya les había dicho adiós previamente montando su propio show en Barcelona, el Revolution Trade, los días previos. Solo seis compañías españolas participaron en esta edición: Aguilar de Dios, Dámaso Martínez, Diloy, Facet Barcelona, Industrial Martí de Relojería y Orfebres Navarro.

Foto: @MCH Group

Swatch Group abandona el barco

En julio de 2018 el trasatlántico comandado por Nick Hayek anunció que abandonaba Baselworld. El comunicado fue duro: «MCH Group, organizador de la feria de Basilea, está más preocupado en optimizar y amortizar su nuevo edificio –el cual está en gran parte financiado por la industria relojera durante sus ferias– que en lograr un progreso y realizar cambios profundos. Por todas estas razones, Swatch Group ha decidido que, desde 2019 en adelante, no estará presente en la Feria de Basilea”. Otras fugas sonadas, la de Hermès, Ulysse Nardin o Girard-Perregaux que pasaron al SIHH.

Foto: @Petra Marín

2019: Gigante con pies de barro

Los pilares del otrora desafiante salón se resquebrajan. Triste y mortecina fue la edición de 2019. Un pabellón 2 en total soledad; metros y metros cuadrados para una prensa que observó desolada la agonía de la arrogante cúpula abierta al cielo. El nuevo director de Baselword, Michel Loris-Melikoff -recordemos que ya en mayo de 2018 se retiró Sylvie Ritter que comandó la feria 15 ediciones-, corrió por todo el certamen poniendo cubos a lo que hacía aguas por doquier. La propia organización ya reconoció un descenso del 20% de visitantes… poco para los que sí estuvieron.

Foto: @IEG

Vicenza Enero 2020, más de una filtración

Lo que luego se anunciaría oficialmente del paso a enero de 2021 a causa del COVID-19 fue solo eso, una excusa o motivo de engaño. Nos consta que el director de Baselworld, Loris-Melikoff, se paseó por la pasada VicenzaOro ya hablando del traslado de Baselworld a esas fechas, cuando todavía se creía que el coronavirus estaba confinado en China. Nos cuentan desde Dámaso Martínez que ellos mismos recibieron este mensaje y lo vieron como un pulso a VicenzaOro y sus mismos expositores, obligándolos a escoger, «o ella o yo». Y quien no vaya en enero, pues a perder la inversión.

Portada Contraste 228 Marzo 2020

Aplazamiento oficial a enero de 2021

El 28 de febrero la organización del certamen anunciaba en un comunicado: «Por razones de seguridad sanitaria y respetando el principio de precaución que sigue a las prohibiciones emitidas hoy por las autoridades federales y cantonales suizas sobre eventos importantes, Baselworld ha decidido posponer el espectáculo del jueves 28 de enero al martes 2 de febrero de 2021 debido al COVID-19”. Baselworld 2020 debería haberse celebrado del 30 al 5 de mayo. Un día después de la acompasada cita de Richemont, Watches & Wonders, que debería haber sido del 25 al 29 de abril.

Foto: @MCH Group

Rolex y Patek se van

14 de abril. Rolex, Patek Philippe, Chanel, Chopard y Tudor dejaban Baselworld. Y explicaban el porqué en sendos comunicados oficiales, el principal, la toma de decisiones unilaterales, incluida la postergación de Baselworld 2021. Amén de su incapacidad de satisfacer necesidades y expectativas. O sea, más que una reprimenda, un «zasca» en pleno. «Y es que la vida evoluciona constantemente, las cosas cambian y las personan también», decía Thierry Stern de Patek. Jaque mate y un ganador, Ginebra, que sumará en su próxima edición de Watches & Wonders un nuevo salón paralelo bajo el satélite de los que antaño dieron sentido a Baselworld.

Foto: @MCH Group

LVMH, otros que también

Tras el descuelgue de Rolex y Patek, sumado Chopard, tres días días después se sabía que la división de relojería suiza de Louis Vuitton Moët Hennessy, más conocida como LVMH, había resuelto el mismo camino. TAG Heuer, Hublot, Zenith, y el brazo joyero de Bulgari, aún lamentándolo, se apuntaban al carro de Ginebra. Y es que la relojería suiza, o más bien su élite, ha decidido cerrar de nuevo filas, esta vez en otro trasatlántico, el de La Foundation de la Haute Horlogerie (FHH), dejando escorado y a la deriva en el Rin al antaño coloso, a su paso por Basilea.

Foto: @Petra Marín

Sin horizonte ni rumbo

Callado se halla ahora Baselword. Tras entonar la canción del despecho o la malquerencia, tomando nota de la «traición» ejecutada por quienes alimentaron su bonanza expansiva al igual que su caída en picado, es momento para el silencio. Con una respuesta realmente escueta nos regalaba Baselword tras preguntarles el qué pasará: “Concerniendo a su pregunta, en las próximas semanas MCH Group tomará una decisión sobre la continuidad de Baselworld y sobre las inversiones para su desarrollo a largo plazo”. En esa estamos.. Su apelación a la retroalimentación positiva quedó sin riego.

Foto: @MCH Group

Los abusos se pagan

Atracado y humillado, esta es la cuenta final que saca el sector de un Baselword altanero. «En resumen, les ha pasado factura», nos comentaba Javier Tort que desde los 80 se «comió» -como tantos otros, entre los que se cuenta Grupo Duplex-, la feria más cara del mundo. En su caso, a través de la dirección de Joyex. Mientras tanto, Suiza mantiene discurso en una sola ubicación. Ginebra. Un tanto a remolque de las circunstancias, como nos lo demuestra el desvaído Watch & Wonders que abrió puertas el pasado 25 de abril y que ha dejado sobre la red las NO tan novedades de la alta relojería suiza.

Y es que se hicieron números

El ruido venía soterrado, ya que las negociaciones iban en petit comité. Hasta que, por efecto boomerang, impactó en las propias narices de Baselword. Esto fue el 3 de abril y ese fue el compromiso de apoyo al expositor «mucho más que generos», dijeron. Se tradujo en que el 85% de los honorarios cobrados para Baselworld 2020 pasaban al 2021 (el restante, 15%. en compensación por las molestias, pues para Baselworld). Alternativamente, los expositores podían solicitar un reembolso en efectivo del 30% de las tasas, otro 40% vehicularlo a Baselworld 2021 y el 30% restante para las arcas de la feria.Los expositores de Baselworld se cabrearon. Solo fue cuestión de hacer números… Los 80.000 visitantes ya no serán y lo que se ahorrarán.

0 0 vote
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x