Escribe y presiona Intro

¿Seguirán las tendencias actuando como hasta ahora? ¿Y nosotros?

¡Feliz nueva vida!.

El confinamiento y trabajar desde casa ha cambiado nuestra forma de ver las cosas, nuestra rutina, nuestra forma de vestir incluso… pero, sobre todo, ha cambiado nuestra forma de consumir. El confinamiento ha sido como una lección y una reflexión sobre algo que muchas industrias pedían a gritos, entre ellas la moda y la joyería, y que es ahora cuando cobra más sentido que nunca. Por lo que, mientras la sociedad cambia, nosotros debemos de estar preparados. 

Hace unas semanas, Giorgio Armani afirmaba en el periódico digital El País que “espera que esta crisis sea una nueva oportunidad para cambiar lo que no estaba funcionando y para redefinir un nuevo panorama en un sector que en las últimas décadas ha estado marcado por un ritmo frenético de diseño, manufactura y entrega, con su consiguiente pérdida de identidad”. Y qué os voy a decir, que le doy toda la razón. Inconscientemente o no, las cosas ya han cambiado y, aunque algunos todavía no consiguen ver el lado positivo de todo esto que nos está pasando, la verdad que yo encuentro bastantes motivos para no tirar la toalla y luchar más que nunca.

El consumo respetuoso y comprometido era ya una máxima desde mucho antes del coronavirus pero, resulta que ahora va a tener más sentido que nunca. Por supuesto que el mundo de la moda y la joyería seguirá viviendo a ritmo de tendencias, pero no lo harán de esa misma forma que conocíamos hasta ahora; los tiempos serán otros y la duración de dichas tendencias también. Es decir, hay tendencias que parecen casi un capricho, que como vienen se van, mientras que otras se asientan hasta que se convierten prácticamente en un esencial. A partir de ahora, debería no sorprendernos que las tendencias vayan ligadas a compras con cabeza, donde dicha compra será, a su vez, una inversión. La calidad, la creatividad y el buen diseño se alían con tendencias ya no tan efímeras en un futuro no muy lejano. 

No hay tiempo ni recursos para aquellos que producen en masa, nadie puede adquirir tal cantidad de joyas o prendas, pero sí hay tiempo e ilusión para aquellos que juegan con las tendencias, sin perder el valor de la eternidad, de la creatividad, del sentimiento… Y no es que no solo no haya recursos económicos, es que tampoco hay esas ganas de comprar para saber que dentro de unos meses estará en el armario o en el joyero cogiendo polvo… Lo que quiero decir, es que disfrutaremos de las tendencias como siempre hemos hecho, dejaremos que nos sigan sorprendiendo temporada tras temporada, pero ahora y en lo que está por llegar, el sentimiento y los valores tienen más importancia. 

Recuerdo que en la crisis del 2001 de Nueva York, un día después del 11S, Bush dijo “salgan todos de compras”. Y funcionó. Pero los tiempos han cambiado mucho desde entonces y, como ya decía antes, el confinamiento nos ha hecho reflexionar, y mucho. Comprar menos y mejor, reinventarse sin perder los valores, entender al cliente de una vez por todas y darle lo que exige…

¿Qué es lo mejor de todo esto? Que la joyería recupera su sentimiento más importante, la eternidad. Y que mientras seguiremos buscando qué tendencias son las que dictarán esta temporada en el mundo de la joyería, crearemos algo mucho más especial que nunca, porque nos fijaremos en las tendencias, pero también en que el cliente pueda comprar algo “para toda la vida”. 

Por último, quiero recordar el estudio de WGSN que publicamos en Grupo Duplex, sólo como mensaje positivo. Nunca dejaremos de llevar joyas ni relojes, nunca. Y resulta que además, en tiempos de confinamiento, los complementos pasan a un primer plano. Según este estudio de WGSN, líder mundial en pronósticos de tendencias, todo lo que se lleva de cintura para arriba es la nueva manera de autoexpresarse. Es decir, nuestra mejor versión se expresa ahora de cintura para arriba, concretamente esa parte de nosotros que se encuadra en la pantalla de un ordenador o de un móvil. Aquí pueden leer el artículo entero sobre este estudio. 

Cómo dice Giorgio Armani, esta crisis es una “oportunidad para volver a dar valor a la autenticidad”. Y, tal y como pienso yo… esta crisis es el momento para sacar lo mejor de nosotros. Consumiremos diferente, pero apreciaremos mejor las cosas y, por lo tanto, la sociedad sabrá valorar todo el trabajo que hay detrás de cada joya o reloj y sí, se guiará por tendencias seguramente (y quién no, si todos pecamos alguna vez…) pero, al igual que exigimos personalidad en las marcas (y ahora estoy hablando como consumidora), nosotros valoraremos la manera de expresar nuestra propia personalidad más que nunca, y eso se transmitirá en piezas únicas e inmortales. Tan inmortales como este sector. ¡Feliz nueva vida!

0 0 vote
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x